Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario Contraseña: Recordarme
Desde dentro
  • Página:
  • 1

TEMA: ¡Y se armó el Belén!

¡Y se armó el Belén! hace 7 años, 4 meses #557

  • josemanuel
  • DESCONECTADO
  • Administrador
  • El Pastoret
  • Temas: 925
  • Valoración: 16
¡Y se armó el Belén!

En la navidad de 2008 una noticia entre muchas llamó poderosamente mi atención. La noticia del periódico, que golpeaba mis ojos se titulaba así: “Roban el Niño Jesús del pesebre municipal de la plaza Sant Jaume. La figura central del pesebre municipal desapareció el jueves y desde entonces su réplica pernocta en una garita”
Si no fuera que es un acontecimiento que se repite de forma cíclica, por estas fechas (como el turrón, que siempre vuelve por navidad), no dejaría de ser algo anecdótico y que movería a uno a esbozar una sonrisa similar a la provocada por la película del mismo título que reza arriba. Actos vandálicos de semejante factura, en el mismo centro de la ciudad, en el lugar que se supone más vigilado y protegido, provoca el sonrojo de las autoridades encargadas de velar por el orden ciudadano.
Yendo más allá de la noticia, me dio por pensar en que, dicho delito, tiene cierto paralelismo con el secuestro de la persona de Jesucristo de las distintas instituciones de nuestra sociedad. Nos han robado a Jesucristo de las aulas, de las calles y plazas, de los medios de comunicación y casi, hasta de los templos. ¡Y sin nocturnidad!, ¡a plena luz!, ¡delante de las mismísimas narices de las autoridades, que se supone debieran velar por nuestros derechos!
Y lo peor de todo es que, no contentos con birlárnoslo, nos han dado el cambiazo por “otro”. Sí. Tenían guardado “otro” de repuesto, como afirma el diario: “Tiene sus mismos ojos, su misma cara y hace el mismo gesto. Pero no es el original. Los centenares de visitantes que cada día visitan el pesebre de la plaza Sant Jaume de Barcelona desconocen que el Niño Jesús, cuidado por José y María como si no hubiera pasado nada, no es la figura auténtica. Es una réplica”.
De forma parecida, vivimos en una sociedad que intenta, a cada paso, darnos el cambiazo de la persona de Jesucristo. Sí, por “otro” más “rebajado”, tiene cierto parecido con el original, pero no incomoda las conciencias de las personas que pasan a verlo. El Jesucristo que nació en Belén, provocó la adoración y el reconocimiento por parte de aquellos que le contemplaron. Los sentimientos que hoy provoca en la gente, poco tienen que ver con aquellos. ¿Y en nuestras vidas? ¿Nos han dado el cambiazo por “otro” Jesús? Reflexionemos, en estos días, tanto en nuestras vidas personales como en comunidad.
No en vano, ya nos advierte el apóstol Pablo contra el peligro de “otro evangelio” (Gálatas).
Existen realidades intangibles que superan con creces todo lo que se puede ver, oír, tocar, oler y degustar. Para percibirlas, es necesario que desarrollemos otra clase de "sentidos".
  • Página:
  • 1
Página generada en: 0.76 segundos